El pasado mes de agosto tuvimos la oportunidad de visitar la vecina Portugal los días 27, 28 y 29 con motivo de la celebración del REVERENCE FESTIVAL 2015 en la localidad de Valada. Bajo la etiqueta, más que amplia, de “Psych”, este pequeño pueblo en la ribera del Tajo, reunió a grupos tan variopintos como Sleep, Jon Spencer Blues Exploision, Black Rainbows, The Horrors… una apuesta por la diversidad dentro de un género con tradiciones muy distintas. Tres días con una gran representación internacional y una apuesta por grupos locales de la talla de Bizarra Lokomotiva o la tradición de Amon Düül II.

 

 

Un espacio genial, nada masificado y con un cartel asequible en contra de las prisas y las actuaciones de 20 minutos. Tres escenarios bien repartidos que intercalaban actuaciones hasta la madrugada en tres días bastante diferenciados. Una primera jornada para abrir boca de forma relajada sobre el primero de los escenarios, para conocerse y disfrutar del recinto y su gente, con una apuesta local bastante alternativa donde cabe destacar la actuación de Jeff The Brotherhood para cerrar el día.

Pero no nos engañemos, el día esperado del festival sería el viernes, un día que reuniría a grupos más que conocidos… Los ucranianos Stoned Jesus, cada vez más en una dirección que el público no les deja explotar y donde se ven obligados a tirar de clásicos (ya casi antiguos) como su fantástico ‘I’m The Mountain’, aunque ellos sigan a su rollo con contundencia en sus actuaciones. La mano italiana de Heavy Psych Sounds, parece estar haciendo bien las cosas y The Black Rainbows dierón buena cuenta de ello, uno de los conciertos más esperados por está página y que pesar de algunos problemas no defraudo para nada. Estandartes del Fuzz actual, la banda de Gabriele Fiori es para ya tenerla muy en cuenta. Dewolff también rindió cuentas con su pasado más vintage a la vez que grupos como Process of Guilt, Alcest o Bizarra Locomotiva rendían culto a la parte más pesada y metalera del festival, eso sí… hasta que llegó la puesta en escena de Ufomammut, simple pero muy directa con un sonido abismal, de esos que golpean el pecho sin dejarte escapatoria. Y sin comerlo ni beberlo (Todavía nos preguntamos quien fue el genio que decidió meterlo en el festival) Jon Spencer Blues Explosión, el fuzzazo definitivo, y es que más sabe el diablo por viejo que por diablo. Verdad es que no era la banda más en la línea del festival (para algunos) pero definitivamente la actuación del mismo.

Y finalmente Sleep, un punto y aparte para la banda de Matt Pike y Al Cisneros, no en su mejor actuación, después de haberles visto en Barcelona este mismo año, pero si en una actuación de casi 2 horas, improvisaciones y un sonido atronador. Un poquito de historia imprescindible y que siempre quedará para recordar.

Bueno… y ya nos hemos liado un poco más de la cuenta antes de llegar al último día. Vuelta a lo alternativo y a la diversidad con The Horrors como cabezas de cartel, una leyenda local como Amoon Düül II entre extraordinaria y extravagante. Pero donde cabe destacar cuatro propuestas de lo más diferentes; Electric Moon, íntimos y ruidosos a la par que un alarde de virtuosismo en su vertiente más alternativa. Fast Eddie Neelson, el Red Neck Portugues llegado de Kansas. Samsara Blues Experiment, una sorpresa con una actuación más que completa con su blues psicodélico cargado de contundencia stoner. Y unos Calibro 35 que sorprendieron a todo el mundo con su funk criminal traído de Italia.

Un fin de semana para disfrutar de buena música con grandes descubrimientos, de forma relajada y alejado de espacios masificados y estresantes. Un festival joven con tintes de gran festival.

FOTOS: LUIS MONTERO RUEDA
VÍDEO: PLAY LOUDNESS